Latest News

viernes, 2 de noviembre de 2018

PARA SUBIR AL METRO DE SANTO DOMINGO HAY QUE SABER EMPUJAR

Por: Dannelly Mañón
Santo Domingo. El transporte público de pasajeros en el país está controlado por el desorden y el estrés que conlleva el simple hecho de utilizar el transporte público  en el país, con flotillas de vehículos destartalados, inseguros, carentes de comodidad y con una tarifa de pasajes con muy  poca regulación.



Independientemente de las vías de transito que se utilice para llegar al destino,  esto genera estrés. Otro aspecto que matiza el caos es el manejo temerario e imprudente de numerosos choferes que provocan con frecuencia accidentes de tránsitos.

Es innegable que con la llegada al país del el metro de Santo Domingo se moderniza un poco el transporte, es limpio y organizado, claro, dentro de las horas que no son pico.

Es evidente que en cada punto de abordaje del Metro de Santo Domingo en las horas picos es caótico y más aún para el abordaje de este, entras a empujones y sales a empujones  aun que no quieras  y  a consecuencia de este llegan los insultos entre pasajeros que con el afán de entrar o salir es  inevitable.

Todo comienza  en la estación Mamá Tingó desde el posímetro  con su fila kilométrica, las escaleras eléctricas con su cuello de botella, mientras las escaleras tradicionales con personas que suben  acelerados hacia un tercer nivel donde llegas sin aliento, mientras se va acumulando las personas en las puertas  para entrar al Metro  a empujones.

Comenta una pasajera en que días anteriores una mujer de nombre desconocido  le saco una chilena a otra persona para enseñarle a no empujar.

En el día de hoy dos pasajeros se ofrecieron hasta galletas y palabras obscenas.  Desde el momento que abren las  puertas comienza las personas a empujar desde que cierran las puertas comienza los insultos, en serio….

Manuel Antonio Garcia Saleta, director de La Oficinas para el Reordenamiento del Transporte OPRET , debería pone seria atención en esto.

Llegar al irrespeto por un simple espacio e ir parado en este  medio de transporte para llegar a un destino final, bueno…

 Poner un poco más de orden a los usuarios al momento del uso de este medio de transporte evitaría tragedias que se ven venir y la seguridad que brilla por su ausencia en estas horas tam concurridas.
 Sería recomendable quizás no permitir el acceso de tantas personas al metro hasta el punto de parecer sardinas enlatadas y que el tiempo de las puertas a las horas pico dure un poquito más abiertas, quizás el afán de llegar al destino y no quedar del lado afuera del metro provoque estas reacciones y más cuando se anda con niños.





« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario